Introducción al esquí acuático
Principal Orígenes Técnica Equipo Salud

 

Esquí acuático: un deporte emocionante

El esquí acuático es un deporte de competición y entretenimiento en el que los esquiadores, con los pies desnudos o montados sobre esquíes, se deslizan sobre el agua tirados por lanchas motoras que llegan a alcanzar 56 km/h.

Los esquiadores de pie desnudo compiten a velocidades que rondan los 68 km/h. En las carreras de velocidad los esquiadores son arrastrados a 150 km/h.

A pesar de tener sólo medio siglo de vida, el esquí acuático ha adquirido una extraordinaria popularidad y se ha difundido por todo el mundo, llevando la emoción de sus competencias y la fuerza de sus tres disciplinas a través de todos los climas, latitudes y escenarios. Ni las mas opuestas diferencias entre los más diversos pueblos han sido obstáculo para que este deporte adquiriese una divulgación realmente mundial.

La magia única que el Slalom y el Salto encierran y el alto tecnicismo y cadencia que la disciplina de Figuras exige, ejercieron un atractivo poderosísimo sobre los jóvenes de todos los continentes, quienes hicieron de este deporte uno de sus preferidos. Esquiadores de las más variadas razas, de las más encontradas posibilidades y de los mas diversos orígenes, demostraron que al someterse a las rigurosas leyes del entrenamiento adquirían la técnica, al mismo tiempo que ponían de manifiesto cualidades de carácter y temperamento que esta disciplina exige para poder encadenar los triunfos sobre las quietas aguas jalonadas por boyas de competencia o por el trampolín que lanza al esquiador por los aires.

Entre los primeros clasificados, en los distintos Campeonatos del Mundo, encontramos muchachos de muy diversas nacionalidades como el primer titular mundial de combinados, el belga De Clerc; los mejicanos Mendoza y Tito Antunano; el libanés Khoury y los norteamericanos Dick Pope, Spencer, Stearns, Penacho, Hillier y Alain Kempton; los franceses Philippe Logut y Jean Marie Muller, el suizo Pierre Clerc, el italiano Bruno Zaccardi; el español Víctor Palomo y tantos otros quienes han demostrado que no existen barreras para llegar a los más altos niveles de competencia.